Muere el oso polar más triste del mundo tras 21 años de encierro en un zoológico