Cómo lograr que tu perro camine a tu lado sin tirar de la correa


Lo veo con cierta frecuencia, personas que más que pasear a sus perros son arrastrados por ellos, con los riesgos que entraña, desde una luxación de hombro a que el animal se libere y quede suelto en un sitio o situación peligrosa.

También hay pequeños perritos tirando como desesperados con la lengua fuera y jadeando angustiosamente. Ahí la persona no corre peligro, pero para el perro no es muy saludable. Y en cualquier caso no es precisamente agradable pasear de semejante manera, sea el perro grande o pequeño.

Es uno de los problemas más frecuentes a los que se enfrentan los dueños de cualquier tipo de perro, pese a que las razas que han sido utilizadas tradicionalmente para tiro son más proclives a comportarse así.

Hay collares que pueden suponer una ayuda: para los perros más pequeños pueden estar bien los arneses, no porque así no vayan a tirar, pero sí pueden ayudar a evitar que se hagan daño. Para los perros más grandes, capaces de llevar a remolque a sus amos si se lo proponen, a mí me gusta un tipo de collar que se coloca en la cabeza, al modo de las cabezadas de los caballos, que se llama halti.

Puede que al principio el perro proteste, pero su uso no les va a hacer daño y nos va a ayudar a controlar la fuerza que ejerce sobre la correa, que con la cabeza va a ser mucho menor que con el cuello o el cuerpo. Se puede combinar, como en la imagen que muestro, con el collar convencional para enseñarle mejor, haciendo uso del halti solo cuando es preciso. Y una vez comprendido cómo se debe pasear, se puede prescindir de él.

En cualquier caso, con lo que hay que combinarlo siempre con enseñarle a pasear sin tirar a base de constancia y paciencia. También con cariño y firmeza, que no son conceptos incompatibles. Es decir, lo que siempre hay que hacer aunque no busquemos el apoyo del halti o de otros collares creados con el mismo propósito, es tomarse muy en serio el adiestramiento para que aprenda a no tirar de la correa.

¿Cómo hacerlo? Es sencillo: hay que premiar con caricias, buenas palabras, juguetes o incluso comida si camina junto a nosotros sin tirar. Y cada vez que tire hay que pararse. Hay expertos que recomiendan hacerle sentarse y esperar hasta que se tranquilice. Cuando ya esté tranquilo, incluso aburrido, y sin ánimo de tirar, seguiremos avanzando. Otros dan media vuelta, como veréis en el primer vídeo. Algunos se detienen y dice “no“. Los cambios de rumbo también pueden funcionar. Si vuelve a tirar a los dos pasos, toca volver a detenerse. Si avanza sin tirar hay que felicitarle. Que esté pendiente de nosotros es preferible a que esté buscando estímulos en su entorno. Independientemente del método elegido la idea es que interiorice que tirando no va a llegar al sitio que desea, y que el aprendizaje sea en positivo, sin hacerle sentirse mal.

Los primeros paseos en los que lo pongamos en práctica pueden eternizarse, pero si no nos rendimos, antes de lo que parece el perro se acostumbrará a caminar al lado como es debido. Y para que sea efectivo cuanto antes lo ideal es que siempre se obre así, o siempre que se pueda. Por parte además de todas las personas que lo pasean.

Más allá de pasear aplicando el método, también podemos establecer jornadas concretas para trabajarlo. Buscamos un lugar tranquilo, en el que no haya mucho estímulo que pueda despistarnos, y nos ponemos a premiar su buen comportamiento y hacerle ver cuando no está paseando bien.

Yo siempre he obrado así con mis perros. No obstante, hay más métodos y más matices en ellos. Lo que es común a todos los recomendables es que opten por enseñarles en positivo (insisto porque es importante), reconociéndoles su buen comportamiento, más que obligarles o tirar de refuerzo negativo. También tienen todos en común la paciencia y la constancia (sé que me repito de nuevo, pero es que es lo que toca).

Os dejo algunos vídeos:

En este se parte de que al perro ya le hayamos enseñado a estar sentado y atento a nuestro lado previamente:

Sinceramente creo que hay tres cosas que todo perro debería saber: sentarse cuando se lo piden, caminar junto sin tirarnos de la correa y responder a la llamada.

De todas formas, incluso el perro mejor educado puede encontrar puntualmente un estímulo que le haga querer acercarse y producir ese tirón con tracción a las cuatro patas. Nunca debería llevar la correa alguien que no tenga la suficiente fuerza como para poder afrontar ese tiron sorpresa.

Si permitimos que un niño, nuestro hijo o hijo ajeno, pasee a nuestro perro, que es algo que a los niños les suele gustar y piden con frecuencia, y nuestro perro les sobrepasa en fuerza, hay que estar muy pendientes de ellos, bien cerca en todo momento. También conviene explicarles que si notan un tirón, suelten la correa. Mejor eso que verse de cara en el suelo.

A mi sobrina le paso siendo muy pequeña. Llevaba a Troya cuando yo aparecí, de improviso, doblando la esquina. Troya vino con entusiasmo a saludarme haciéndola caer. Ahora, con ocho años, continúa feliz paseándola pero sabe bien que hay que soltar si tira.

Romano es un perro que llegó a la Asociación ddevida hace varios años y ya es un veterano en la protectora. Aún no ha encontrado un hogar.

Todos quiénes conocemos a Romano no entendemos cómo aún no ha llegado la suerte a él puesto que es un perro estupendo con un carácter inmejorable siempre alegre atento y divertido. Se lleva bien con otros perros, machos y hembras; le encanta jugar a la pelota y la compañía humana, con los niños lo pasa bomba. La vida sedentaria que lleva en el chenil en que vive hace años le ha hecho coger algunos kilos de más, pero es un perro al que le encanta pasear y vivir en familia le dará la actividad que necesita y que no puede tener ahora. Romano es de enero de 2012 y puede convivir con cualquier familia responsable que quiera brindarle una oportunidad.

Se encuentra en Utrera (Sevilla).

Contacto: adopciones@ddevida.org




» ACERCA DE ESTA PUBLICACIÓN:

• Esta publicación NO ha sido creada por Leales.org y NO somos responsables de su contenido.

• Esta publicación no puede ser chequeada manualmente para comprobar su posible veracidad ni actualización.


» ACERCA DE Leales.org • tu guía animable

• ¿Qué es y para qué sirve?:
Leales.org es la mejor WebApp para buscar o difundir animales perdidos o encontrados, en acogida temporal o adopción definitiva, servicios y profesionales, eventos o campañas, "sitios Animables", artículos y blogs, etc.; fomentando así el bienestar animal, su tenencia responsable y la mejor difusión de animales sin hogar.

• ¿Cómo se accede?:
Escribiendo Leales.org en cualquier navegador de Internet de cualquier móvil, tablet, ordenador o dispositivo electrónico y con cualquier tamaño de pantalla, sistema operativo o memoria disponible.

Sin necesidad de descargar, ni instalar, ni registrarse, ni tener cuenta de redes sociales, ni tan siquiera de correo electrónico.
Gratuitamente y las 24h.

NO LO ABANDONES, SÚBELO A LEALES.ORG Y SALVA UNA VIDA

Estamos en todos los navegadores como Leales.org y en todas las redes como @lealesorg y #LealesOrg