domingo, 29 de abril de 2018

Parques caninos: ¿Realmente son buenos para nuestros perros?


dog-park-1497655_640

Completar un paseo con la visita a un parque canino es ideal para que nuestro compañero peludo pase un día divertido. Estos parques nos ayudan a que nuestra mascota sociabilice (tanto con otros perros como con humanos), haga ejercicio y se lo pase pipa jugando, persiguiendo juguetes o explorando nuevos olores.

Sin embargo, muchas veces nos encontramos con áreas de esparcimiento canino que dejan mucho que desear, ya sea porque el espacio está mal planteado o porque no tienen mantenimiento. Esto hace que nos preguntemos: ¿Los parques caninos son realmente buenos para nuestros perros?

IMG-20170409-WA0043.jpg

Bony y yo hemos estado en muchos parques para perros, y en numerosas ocasiones, a causa de lo que me he encontrado en algunos, me he preguntado ¿En qué estaba pensando el que diseñó este espacio? ¿Por qué el Ayuntamiento da su visto bueno a ‘esto’?

• Un descampado vallado no se le puede llamar “parque para perros”. No hace muchos años que en un barrio cercano al que vivo se anunció la apertura de un nuevo parque canino. Emocionada, fui con Bony a estrenarlo y a curiosear.

Cual fue mi sorpresa que al llegar lo que me encuentro es un trozo de tierra cercado y con unas pocas vallas de ‘agility’ ¡Ni siquiera habían plantado árboles! Lo que significaba que en verano, que es cuando más se va a estos parques, no habría ni una sola sombra para resguardarse del calor. Tampoco había fuente alguna ¿Pretenden matar a nuestros perros de deshidratación?

ZzimxUUjdeVzHfr-800x450-noPad

Por no haber, no había ni papeleras, ni dentro ni fuera del recinto ¿Qué pretenden que hagamos con las cacas de nuestros perros? Por suerte, los vecinos de la zona que estaban allí en aquel momento nos avisaron de que habían atado una bolsa grande a la salida del parque para echar los desechos.

• El problema de las fuentes. Por desgracia, he ido ya a varios parques caninos en los que las fuentes no están bien pensadas para que beban los perros, o están rotas (y no las cambian), o son inexistentes, como en el caso anterior.

A veces ponen unas fuentes que constan de una rejilla en el suelo y un chorro que sale de la misma. El problema de esto es que el chorro sale a mucha presión, para los perros que les guste el agua no habrá problema, pero a muchos esto les asusta.

screenshot_2018-04-28-15-45-55.png

Estos bebederos para Bony son la perdición porque ella tiene miedo a las rejillas en el suelo (ya que al ser pequeña se le atascan las patitas) y odia mojarse, lo cual es algo que no se puede evitar si bebes de un chorro a presión que sale del suelo.

Lo ideal son aquellas fuentes que tienen un cuenco a la altura de cualquier perro, por ejemplo las de El Retiro. Y, por favor, evitemos las rejillas en los bebederos de los parques, las patas de los perros pequeños se quedan atascadas, no cuesta nada poner un desagüe tipo sumidero.

fotonoticia_20160310174850_640

• ¡Espigas por todas partes! Las espigas son muy peligrosas para nuestros peludos, se les meten por los oídos y, si no le llevas a tiempo al veterinario, pueden acabar rompiéndoles el tímpano. Aunque parezca muy enrevesado, ocurre con mucha facilidad.

A Bony se le metió una, por suerte la pillamos a tiempo. Para saber si tu perro tiene una espiga dentro del oído, observa si hace movimientos raros con la cabeza, si la sacude, se rasca demasiado la oreja, etc. Entonces observa su oído con cuidado, a veces puede verse la espiga si no ha entrado muy dentro, otras no se llega a ver.

wheat-3223040_640.jpg

En cualquier caso ve corriendo al veterinario, es mejor que se la quiten allí porque las espigas están muy segmentadas y tienden a separarse con facilidad. No lo dejes para más tarde porque la espiga según pasa el tiempo se va deslizando hacia más profundidad.

El problema de la mayoría de parques caninos es que hay cantidad de espigas mires donde mires, debería haber algún servicio por parte del Ayuntamiento de cada lugar que se dedicase a segar este tipo de hierbas.

fun-2213606_640.jpg

Las áreas de esparcimiento canino son lugares que deberían ser libres de peligro para nuestros perros y que tendrían que estar adaptados para ellos, pero no siempre es así. Por eso es necesario que los Ayuntamientos hagan estas instalaciones pensando verdaderamente en los animales y que se encargaran de mantenerlas correctamente.

¿Cómo son los parques caninos a los que vas? ¿Has visto alguna vez una de estas situaciones? Cuéntanoslo en los comentarios, por Twitter (@laicucan) o por Facebook (LaicuCan) y comparte tu experiencia. ¡Hasta la próxima!

Publicar un comentario

• Último artículo

Este perro adopta a nueve patitos que se quedaron sin madre

Fred es un padre ejemplar. El labrador adoptó a nueve patitos que estaban perdidos, y los cuida como si fueran suyos La entrada Este perr...